El amor romántico sigue haciendo daño.

Ese amor donde la felicidad de una persona viene por lo que aporta la otra. Donde estar sin pareja es un fracaso. ”Sin ti no soy feliz” “Me siento solo/a ….” “el amor es todo el tiempo en el 100% sino no es amor”. La dependencia emocional se hace notar.  Una persona rellena el vacío de la otra, el amor es absoluto. La dependencia emocional y mitos sobre el amor,  no va de genero, sino de educación limitante.

Mientras la creencia de dependencia emocional esté anclada, la felicidad está atada al exterior, mientras la felicidad sea externa, está el miedo presente,  en alerta, la desconfianza por sufrir pérdida se expande,  el nivel de protección a flor de piel, generando exigencias o sumisiones para obtener en retorno lo que me hará feliz y a su vez, lo que doy porque considero que tu felicidad viene por el amor que te doy.”

¿Te sientes reconocido/a con este pensamiento?

Si necesitas a la otra persona para ser feliz, o crees que la felicidad de la otra persona depende de ti, el problema lo tienes tú, y el sufrimiento que eso conlleva.

Estos días, varias sesiones han tenido como tema central, el dolor de la separación, la desilusión, el desamor, la soledad temida en vacaciones.

¿Cómo vives la soledad si piensas que algo te falta?

¿Cómo te muestras con los demás, si crees que estar solo/a es un fracaso?

¿Cuál es la creencia más limitante que te impide la serenidad?

Algunas personas eligen el polo opuesto, para evitar caer en dependencias, se van a la independencia, buscan la soledad, las relaciones sin identificarse emocionalmente con ningún proyecto.

¿Te parece una solución para ti, cortar con la emoción?

Por ley sistémica, todo lo que afecta a un elemento, afecta al sistema, por simple identificación. Somos seres sociales, vivimos juntos. Nos unimos por unos intereses comunes de transcendencia, de proyectos compartidos, de valores alineados. Sentimos el dolor ajeno, y la alegría de los demás. Nos ayudamos, nos mimamos, nos peleamos… pero sin sentimiento de carencia interior.

La interdependencia, vía del equilibrio.

“Yo te quiero, pero no te necesito”

Mientras cada persona se siente crecer / disfrutar en la relación, la relación crece. La relación es un tercer ente que se cuida, que se construye. No quita nada a ninguno de los dos.

¿Cómo te relacionas con los demás?

¿Cómo vives las emociones con otros?

¿Cómo llevas las interrelaciones?

El compromiso es fácil cuando hay alineación con los valores y con el proyecto. El compromiso se hace insoportable cuando se alinea con la necesidad, con la carencia, con el miedo de perder a la otra persona.

EL amor es mucho más. El amor son miles de momentos cada día, que te llevan a sentir “alegría, apertura, placer, serenidad, ilusión, deseo, disfrute, etc..” muchas emociones cortas, con todo lo que experimentas en el día.

El amor a uno mismo, como prioridad. Creer que somos 100% completos. Podemos mejorar, si, por supuesto. Ese amor, es la suma de todo lo que piensas de ti, haces contigo, reconoces de ti, transformas de ti. Sin comparaciones. Si piensas “me quiero porque soy mejor que x; estás en la dependencia de nuevo.” el 100% de las personas son completas. No les falta nada a nadie.

El amor a uno/a mismo/a, es alineación con los valores, con lo que consideras esencial en como quieres estar en esta vida. No hay felicidad si no hay aceptación por estar en esta vida sin humildad.

La humildad de saber que no puedo ser amado/a por todos, tener todo lo que me propongo, evitar el sufrimiento ajeno, etc… Es aceptar que el entorno impacta en mi estado emocional. Viva la tristeza, el enfado, la ira, la rabia, la apatía…etc … emociones generadas por perdidas, por injusticias, por impotencias, por daños.

¿Cómo llevas el amor a ti mismo?

¿Cómo llevas la aceptación del entorno?

¿Cómo llevas la frustración?

Por ultimo, el amor, es vivir en la transformación, ser distinto/a cada día, el derecho a opinar distinto, a equivocarse, a cambiar, a poner el foco y la energía en otro sitio, a mejorar o empeorar y seguir en desequilibrio, el ser amable y tener momentos de debilidad y conectar con el miedo y la tristeza.

Experimentar la vida, simplemente. Donde nace la valentía para mejorarse y mejorar el entorno, la curiosidad, apertura, cuidando el no juzgar lo que no está alineado con mi pensamiento, el amor como conexión con los demás, la amabilidad y ternura con las heridas del pasado y del presente, la alegría por sentir con inocencia el disfrutar jugando, el deseo de compartir proyectos.

Para mi, es una de las mayores creencias potenciadoras que comparto con clientes y conmigo misma.

¿Experimentas la vida?

experimenta la vida

TE ACOMPAÑAMOS EN COACHINGENDIRECTO.COM

 

 

CUADERNO DECRECIMIENTO RELACIONAL

 

Transforma tu vida profesional con las claves del autocoaching relacional.

 

¡NO TE LO PIERDAS! 

 

You have Successfully Subscribed!